martes, agosto 10, 2004

La capacidad perdida de asombrarse

Mi rutina diaria, es mas o menos salir con los chicos temprano ,cruzar el cono norte, rumbo a miraflores. Todos los días llego al cruce de la av. trapiche con panamericana norte y me encuentro que los micros, micritos y microtes, paran en el comienzo de la esquina a esperar pasajeros...no a subirlos...nooo, sino a esperarlos, a llamarlos para que no se olviden de que se tienen que ir al trabajo o a estudiar y lo hacen en medio de la pista, obstaculizando a los que tiene que cruzar la panamericana norte. Todas esas benditas mañanas, los maldigo, a ellos, a sus madres, y algun otro antepasado que me escuche. Y todas la mañanas repito la misma frase:_"como pueden interrumpir el transito de esa manera", con sus interjecciones mas, por supuesto. El otro día, Angelo, mi marido me dijo que esto lo repito todas las mañanas.... pero es que yo no he perdido mi capacidad de asombro. Es tan aberrante la falta que cometen estos transportistas que no salgo de mi asombro y es que todavía no han hecho algo para remediarlo.... oh perdón si han hecho algo...LE CONSTRUYERON UNA PEQUEÑA VEREDA PARA QUE LOS PASAJEROS NO ESTEN EN LA PISTA. además ya se han instalado : un pequeño quiozco de periodicos, una señora que vende emoliente, en el invierno y gaseosas en el verano,y demas venderores de chicles caramelos y cigarrillos para la comodidad de los flojos que no pueden esperar en la vereda opuesta su tranporte.
Si, todavia me asombro, con escándalo e indignación, y espero no perder esa capacidad de hacer que mi alma se rebele ante tamaña bestialidad cuando veo el sinsentido que se ha apropiado de las calles. Siento decirlo, pero no me voy a resignar , voy a seguir diciendo improperios a esos transportistas....ahh! y si pasa por ahi, llevese una piedra para tirarles... no sabe lo bien que se siente.... y a veces hacen caso y se apuran...
Sino se atreve a esa catarsis,,,, llame a su terapeuta de confianza