domingo, noviembre 09, 2003

A principio de año o quizá el año pasado salió una información sobre dos mujeres nigeriana , Safiya Huseini y Amina Lawal,que fueron condenadas a la lapidación, su crimen: una infidelidad o creo que, tener un hijo de otro hombre a pesar que era viuda. En seguida mi primera -y unica- reacción fue la de una indignación infinita. Semejante pecado, solo podía castigarse dejándole de hablar ( eso haría yo), pero de ahí a que las maten, enterrándolas y arrojando piedras sobre ellas hasta que alguna las mate.... es para mi algo impensable.
Se inició entonces una cruzada para salvar a estas dos pobres mujeres de esa muerte tan espantosa. Se hizo una cadena de solidaridad, que consistía en mandar unos e-mails, que expresaban el rechazo rotundo y asqueante de tan salvaje decisión. Bueno, busque la dirección y en seguida firme el formato que te presentaban y fui una más de las millones de gentes bien intensionadas que hay en este planeta...
Oh vaya, como diría Mario Baguetino, que fácil es ser solidaria y salvar unas vidas.... por favor manden más direcciones con todas las causas nobles que yo hare click en cualquiera y en todas ellas.
Pero hace unos días leo un artículo del sr. Abdel Karim sobre "los ilusos que salvaron a Safiya y a Amina"...y realmente me senti.... como creo que muchos de ustedes se van a sentir. Les mando la dirección en informalisimo .com y no dejen de leerla y reflexionar. ah! y me uno a la conclusión que el número de imbéciles es infinito

Ya decía yo: no era tan fácil ser solidario...